jueves, 16 de abril de 2009

Suma y sigue



Cae la tarde y el tiempo parece modificar su velocidad y su densidad. El día espesa haciendo más dificil cualquier movimiento en pro del cambio.
Luces de vidas ajenas en el horizonte, gritan que otra jornada está a punto de caducar... El calendario no mentía pese a tu suspicacia.


.

2 comentarios:

  1. Me encantan los relojes blandos!
    Hace que las mañanas sean largassssssss

    ResponderEliminar
  2. y huelan a croissant tostado =)

    ResponderEliminar